Chile vive hoy una aguda crisis habitacional, similar a la que tuvimos a inicios de los 90. Cerca de 650.000 familias no tienen vivienda. Existen también enormes desigualdades para acceder a los bienes y servicios que ofrecen las ciudades.

Para el gobierno, “este Plan representa la oportunidad para intervenir con acciones integrales, combinando diversos instrumentos y múltiples actores en distintas escalas de trabajo, con perspectiva de género y enfoque de derechos, que resulten un estándar de Buen Vivir para toda la población.”

El Plan de Emergencia Habitacional, pretende que el Estado recupere su en la planificación y gestión habitacional. Esto en coordinación con todos los ministerios, servicios públicos, gobiernos regionales y municipios, con el fin de aunar y potenciar los esfuerzos y recursos públicos.

Claves del Plan de Emergencia Habitacional

Entre las claves del plan de emergencia habitacional se incluyen:

  • Recuperar el rol del Estado en la planificación y gestión habitacional
  • Entregar 260 mil viviendas durante el periodo de Gobierno
  • Impulsar proyectos en todas las comunas del país y asegurar equipamiento social
  • Robustecer el Banco de Suelo Público
  • Diversificar las formas de acceso a la vivienda, como la autogestión, las cooperativas y el impulso al arriendo a precio justo
  • Relaciones más directas con los ciudadanos y gobiernos locales
  • Procesos de producción habitacional más eficientes, modernos y sostenibles

En cuanto a las cerca de 80 mil familias que viven en situación de campamento, en el plan se integran medidas especialmente dirigidas a ellas, a través del programa “Construyendo Barrios” con el que se intervendrán 300 campamentos o asentamientos irregulares urbanos que se encuentran en proceso de saneamiento, es decir, que serán regularizados y urbanizados, beneficiando en total a cerca de 25 mil familias.

Demanda habitacional.

La demanda habitacional proyectada en Chile a 2022, según estimaciones del Minvu a partir de datos del Censo 2017, se encuentra sobre las 640 mil unidades. Con este Plan, se proyecta cubrir al menos el 40% de la necesidad de viviendas, las que se concentran, principalmente, en las regiones Metropolitana (con una estimación del 40% del déficit a nivel nacional), seguida por Valparaíso y Biobío.

Los nuevos proyectos habitacionales deben contar con equipamientos comunitarios suficientes y adecuados, diseñados para la realización de actividades culturales, educativas, sociales y deportivas.

Del mismo modo, se considera la construcción de 205 unidades de equipamiento comunitario (sociales, deportivos y culturales) durante el período, correspondientes a Planes Urbano Habitacionales (PUH) y Campamentos, con un costo promedio de 6.000 UF y una cantidad de 637.498 m2 de áreas verdes, a escala vecinal, entre plazoletas (menores a 500 m2) y plazas menores (entre 500 y 5.000 m2), por un monto total de 2.307.369 UF

Carlos Montes, Ministro de Vivienda y Urbanismo, comenta en T13 sobre los objetivos del Plan de Emergencia Habitacional, “son metas muy ambiciosas. Requieren mucha voluntad, mucha disposición de colaborar de todos con la emergencia. No mirarla como un problema de otro, sino como un problema de toda la sociedad.” P